Dentro de la historia de los tragamonedas hay muchos jugadores que han conseguido grandes premios con la estrategia o incluso con sistemas no demasiado legales. No obstante, muchos de ellos afectan a los casinos físicos y no son útiles cuando se trata de probar suerte en Bet365 casino o en cualquier otro casino online. No obstante, siempre es interesante saber de ellos para ver hasta dónde llegan algunos jugadores a la hora de probar suerte en un casino. 

El sistema PRNG

Todas las tragaperras funcionan mediante una serie de generadores de números aleatorios, especialmente las que funcionan online. Sin embargo, un programador autónomo y hacker descubrió el funcionamiento de los generadores de números pseudo aleatorios, que mantenían un funcionamiento inadecuado y que permitía al usuario predecir el siguiente número y por tanto, la siguiente combinación. Algo que hacía más fácil saber cuándo iba a aparecer una combinación ganadora. 

Tras mucho tiempo de estudio, desarrolló una aplicación de iPhone que utilizaba los resultados previstos para avisar al jugador cuándo era el momento de apostar fuerte y ganar un buen premio. Un sistema que puso en práctica durante varios años con decenas de colaboradores y que, según afirma el interesado, le permitió ganar millones de dólares. 

Algo de cierto debe tener la historia porque finalmente Álex y parte de su equipo fueron detenidos, quienes, en paralelo, provocaron ciertos cambios en los sistemas de generación de números aleatorios de estas máquinas. 

Engañando a la máquina

Los siguientes sistemas son algo más burdos y muchos de ellos ya han sido controlados por los casinos físicos. Uno de ellos es el uso de monedas o fichas falsas que simulan monedas legítimas. Los modernos sistemas de las máquinas actuales las detectan y las desecha. Algo parecido pasa con la moneda atada a un hilo, que resulta un método bastante llamativo y escandaloso en un entorno tan controlado como un casino actual. Lo mismo pasa con las perchas o las varillas, usadas para otro sistema. 

Errores de funcionamiento

Como último apartado, hablamos de circunstancias en las que los errores de programación de las máquinas dieron más de un susto a los casinos y también causaron considerables problemas. Estos errores han existido siempre y han provocado que muchas salas se libren de pagar grandes premios de varios millones de dólares. 

No obstante, es importante saber que estos errores de software existen en la realidad y si somos capaces de detectarlos y reconocerlos, tendremos posibilidades de sacar algo más de beneficio de esas máquinas. Algo fundamental, cuanto menos llamativo sea el error y menor sea la cantidad que genere en perjuicio al casino, dado que si un error causa que la máquina pague 42 millones de dólares cuando no debe, como ocurrió en 2015 en Illinois, siempre será más problemático que un simple fallo que apenas cause el pago de cientos de dólares de más de los que debería la máquina.